Roostiq

A finales de 2019, todo el mundo hablaba de ROOSTIQ, un sitio nuevo y muy de moda en el Barrio de Chueca donde se servían los mejores torreznos de Madrid que se maridaban con champagne. Nuestro gusanillo gastronómico nos hizo ir a probarlos y he de admitir que Roostiq ha sido para nosotros uno de los mejores descubrimientos.

Foto tomada de Madrid Cool Blog

Situado en el antiguo local de la familia Bardem, Roostiq combina buen gusto con productos exclusivos y de temporada, que muchos de ellos provienen de unas fincas de Ávila. Detrás de este proyecto se encuentra el empresario Alberto Álvarez, quien ha hecho realidad una ilusión familiar gracias a la ayuda de Carmen Acero (jefa de cocina), Noel Tumaneng (parrillero), Jurgen Guerrieri (maestro pizze­ro) y Daniel Teruel (sumiller).

Carmen Acero, la jefa de cocina que hace siempre feliz a sus comensales

El local ha sido decorado por la interiorista María Villalón, quien ha creado un ambiente moderno, rústico y elegante, que invita a sentarse a la mesa y disfrutar de las delicias que prepara este equipazo. Me encanta que tengan la cocina a la vista, porque es la gran protagonista de Roostiq.

Foto tomada de Madrid a la Carta

La carta cuenta con platos hechos al horno de leña, a la brasa o a la parrilla siendo el fuego el claro protagonista de la casa. Y los ingredientes que usan son productos cultivados por ellos o materia prima de primerisima calidad como pollos de pasto y cerdos de bellota criados en libertad.

Nuestra comida empezó con sus famosísimos torreznos, que no tienen nada que ver con los que se suelen comer en otros lados. Estos son ligeros, mega crujientes, sabrosos y cero grasientos. Vamos, yo no soy nada fan de este plato, y me hubiera pedido otra ración feliz de la vida.

Otra cosa que no os deberíais perder son sus pizzas. Aunque no se trate de una pizzería, en Roostiq preparan unas pizzas de película. Nosotros probamos la de guanciale y todavía me acuerdo de ella. Una salsa de tomate deliciosa, una masa esponjosa y unos ingredientes de altísima calidad. Una grata sorpresa.

También pedimos el pollo de corral, que a nosotros tampoco nos pareció tan «WOW» como todo el mundo dice. Es cierto que es un pollo jugoso y se nota que está hecho en la parrilla de carbón porque tiene ese saborcito a brasas, pero me parece más recomendable su carnaza la verdad.

La comida os la recomiendo cerrar con un trozo de su tarta de queso. Menuda sorpresa…cremosa, dulzona, con algún toque de vainilla y una rica galleta de base. Vamos, que como habréis visto, en esta casa se come de cine y encima el trato es realmente bueno.

Mi recomendación: si estas Navidades os toca organizar la cena de Navidad y el grupete que vais es de lo más variopinto, os recomiendo reservar en Roostiq porque se puede comer desde unas ricas verduras traídas de Ávila hasta un chuletón a la brasa con patatas fritas, pasando por una equilibrada ensalada césar, una jugosa pizza o unos ricos torreznos. Cenar sale por unos 40 euros/persona compartiendo y bebiendo cerves.

Roostiq

Calle Augusto Figueroa 47, Madrid

+34 918 53 24 34

Un comentario en “Roostiq

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.