El Carmen de Montesión

Hace un año me hice a mi misma un regalo por reyes: ir a comer el menú degustación largo de un recién estrellado –El Carmen de Montesión-. La comida prometía, ya que nos juntamos cuatro personajillos de buen comer: mi buen amigo Felix, su mujer y Marta de bocados4two.

Entramos de día a comer y salimos casi de noche, pero mereció muchísimo la pena

Entramos de día a comer y salimos casi de noche, pero mereció muchísimo la pena

La verdad es que Iván Cerdeño se ha ganado la estrella a pulso, porque su restaurante está escondido en una urbanización a las afueras de Toledo pero su cocina merece y mucho una excursión.

Foto tomada de www.los5mejores.com "Iván Cerdeño, en la puerta de El Carmen de Montesión"

Foto tomada de http://www.los5mejores.com “Iván Cerdeño, en la puerta de El Carmen de Montesión”

Este joven chef, tuvo la oportunidad de formarse con los hermanos Roca en el Celler de Can Roca y gracias a trabajar con Pepe Rodriguez Rey en El Bohio y en La casa del Carmen, empezó a conocer más en profundidad la gastronomía manchega.

La sala de un estrella Michelin, donde sirven menú del día

La sala de un estrella Michelin, donde sirven menú del día

En la carta encontraréis 3 menús distintos: menú del día, menú corto y menú de degustación. Toda la mesa tiene que escoger el mismo, porque las diferencias a la hora de servir son abismales. Nosotros nos decantamos por el de degustación que empieza con una tanda de seis aperitivos que iban de más crujiente a más frescos:

  • Patata souflé con tartar de ciervo, un bocado delicado pero ideal para comenzar un menú que promete.
Patata souflé con tartar de ciervo

Patata souflé con tartar de ciervo

  • Boniato-limón, pura técnica.
Boniato-limón

Boniato-limón

  • Arenque, yogur, albahaca y pepino, aperitivo marino, fresco y muy fino.
Arenque, yogur, albahaca y pepino

Arenque, yogur, albahaca y pepino

  • Ensalada de lomo de orza, fue el bocadito que menos me gustó de los seis.
Ensalada de lomo de orza

Ensalada de lomo de orza

  • Carpaccio, frambuesa y pimienta rosa, acertada mezcla de sabores.
Carpaccio, frambuesa y pimienta rosa

Carpaccio, frambuesa y pimienta rosa

  • Tartaleta, sésamo negro, atún y guacamole, magnifica.
Tartaleta, sésamo negro, atún y guacamole

Tartaleta, sésamo negro, atún y guacamole

Después de un comienzo tan estelar, llegó el turno de los entrantes. El primero que nos trajeron fue un bollito preñao a cada uno. Mordías y una sabrosa sopa de ajo inundaba tu boca. Recuerdos de la infancia con un plato tan tradicional, que no esperaba encontrar en un pequeño trozo de pan.

Bollito preñao

Bollito preñao

Estábamos en shock cuando aparecieron las croquetas artesanas de jamón ibérico de las que tanto me había hablado Felix. Iguales que las que preparan en La Casa del Carmen, Iván se ha traído la receta, porque es un clásico que le caracteriza.

Croquetas artesanas de jamón ibérico

Croquetas artesanas de jamón ibérico

Otro de los primeros platos fue un berberecho aliñado, algas y plancton. Da gusto con la cocina de este joven chef, es elegante y sólida. En este plato encontramos un impecable berberecho, que me recordó a los que como en verano con mi abuela en Cádiz.

Berberecho aliñado, algas y plancton

Berberecho aliñado, algas y plancton

Iván nos quiso sorprender con una navaja de Albacete. Un trampantojo en toda regla, porque lo que comimos fue un tendón de ternera con sardinillas fritas y salsa con pimentón.

Navaja de Albacete

Navaja de Albacete

El siguiente en llegar a nuestra mesa fue el erizo con butifarra, manzana y albahaca. Un plato lleno de armonía, que muestra sus días en el Celler de Can Roca y su gusto por lo catalán.

Erizo con butifarra, manzana y albahaca

Erizo con butifarra, manzana y albahaca

Y para terminar con los entrantes tomamos unas gachas con su compango. Otro plato de la tierra, lleno de identidad y con el sello de la casa bien marcado.

Gachas con su compango

Gachas con su compango

Llevábamos un ritmo vertiginoso, nos habíamos metido entre pecho y espalda 6 aperitivos y 6 entrantes…pero como todo estaba tan rico, no quería que parasen de sacar platos y probar nuevos sabores…¡¡era un magnífico show!! El siguiente en llegar fue el primer principal: trompetas a la brasa, huevo y caldo de jamón. Una rica sopita para darle un poco de tregua al estómago. Sabores de temporada mezclados con mucho gusto.

Trompetas, huevo y caldo de jamón

Trompetas, huevo y caldo de jamón

Iván nos sorprendió con su versión del atascaburras. Un plato muy castellano, típico de los fríos inviernos de esta zona, que se elabora a base de bacalao, patatas, ajo, aceite de oliva y nueces. Este plato también se conoce con el nombre de ajo arriero castellano y aquí lo preparan como una suave espuma, que enamora a todos los comensales. Bestial.

Atascaburras

Atascaburras

El otro principal de pescado que nos trajeron fue una gamba blanca con velouté especiada, limón y azafrán. Derroche de conocimientos técnicos. No dejamos ni las cáscaras de la gamba, que vienen tempurizadas :).

Gamba blanca con velouté especiada, limón y azafrán

Gamba blanca con velouté especiada, limón y azafrán

Llegó el turno de las carnes. Escabeche de pichón, alubias, membrillo, foie y almendra. Un plato frío que no me acabó de convencer. La idea me parece muy buena, pero sabores demasiado pronunciados para un paladar de aprendiz como el mío. Y a parte te traen un bocata de los hígados del pichón. Bomba de la que sólo tomé una esquinita.

Escabeche de pichón, alubias, membrillo, foie y almendra

Escabeche de pichón, alubias, membrillo, foie y almendra

Para hacer los salados, nos trajeron la famosa liebre a la royal. Admito que estaba tan llena, que sólo pude tomarme la mitad del plato. Para los amantes de este plato, sé que es un sacrilegio no terminarlo, pero llevábamos más de 15 platos encima y aún nos quedaban los postres.

Liebre a la royal

Liebre a la royal

Para el momento dulce de la velada, el chef escogió empezar con un postre elaborado a base de fruta de la pasión, turrón y yogurt. Postre ligero y digestivo. Justo lo que pide el menú a este punto.

Pasión, turrón y yogurt

Pasión, turrón y yogurt

Y su famosa manzana asada con café especiado. Contrastes, frescura y un postre elegante, que llama la atención por la presentación y delicadeza del mismo.

Manzana asada con café especiado

Manzana asada con café especiado

El chef nos quiso dar a probar un postre que había preparado ese día para el menú del día, ya que éramos los últimos supervivientes en sala. Roscón de reyes deconstruido. Iván había conseguido transformar uno de los dulces típicos de la Navidad española en una fina crema, donde se podían apreciar todos los sabores que inundan nuestras bocas en estas fechas: azahar, almendras, fruta escarchada…

La versión de Iván del roscón de reyes

La versión de Iván del roscón de reyes

Mi recomendación: como podéis apreciar, el menú de degustación es sólo apto para valientes con un buen estómago, que quieran disfrutar de las maravillas que crea este maestro en su humilde restaurante de Toledo. Necesitáis por lo menos 3-4 horas para poder comer todo lo que os irán sacando, pero si sois amantes del buen comer y de la gastronomía española serán las mejores horas de vuestra vida. Recuerdo salir llenísima pero con una sonrisa de oreja a oreja y con ganas de repetir. El menú son 70 euros/persona (no incluye el maridaje), un precio más que ajustado para la cantidad de platos que probaréis y la calidad de los mismos.

El Carmen de Montesión

 Parcela 404 Urbanización Montesión, Toledo

925 22 36 74

 

Un comentario en “El Carmen de Montesión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s