Tast Club

Situado en la calle que más les gusta a los mallorquines (Calle Sant Jaume) se encuentra Tast Club, una antigua bodega que nació para ser un club privado de fumadores y que a día de hoy, debido a la falta de licencias, es un maravilloso restaurante y bar de copas. Con un ambiente cálido pero con todo tipo de detalles, oscuro pero con la luz suficiente para poder ver a tu compañero de mesa y leer la carta, silencioso pero con todas las mesas de alrededores llenas, y sobre todo un lugar al que te apetece volver y en el que el barman te prepare un cocktail con todas las frutas que tiene en la barra.

Entrada de Tast Club

En la carta predominan las tapas y las raciones, pero también se puede pedir un chuletón o rabo de toro si no os apetece compartir porque tenéis mucha hambre ;). Nosotros optamos por compartir y pedimos:

Unas croquetas de cocido, que no me gustaron nada, eran muy mazacotes y apenas tenían sabor, claramente lo peor de todo, una pena porque podrían haber estado de muerte.

Croquetas de cocido

Unas alcachofas con parmesano y aceite de trufa blanca, que estaban IMPRESIONANTES, tuvimos que pedir otra ración de lo que nos gustaron. Eran corazones de alcachofas fritos y cortados a la mitad, hacía tiempo que no tomaba unas alcachofas tan sabrosas y ricas. Incluso a los que no le gustan las verduras tomaron y pedían más :).

Alcachofas

En la mesa no faltó un plato de pa amb oli (mítico pan con tomate mallorquín) hecho en pan de cristal y aliñado con un buen aceite de oliva virgen extra.

Pa amb oli

Pedimos una ración de queso de Mahón para poner sobre el pan y así hacer una mezcla perfecta y muy autóctona.

Queso de Mahón con nueces, uvas y grissinis

Pedimos tortilla de patata, que también me impresinó porque estaba muy muy rica, la cebolla caramelizada, las patatas cortadas en finas lonchas y poco cuajada como me gusta, era una buena tortilla.

Tortilla de patata plana

Y antes de pasar a los postres nos trajeron una ración de pulpo a la brasa con patatas cocidas. Buen plato que recomiendo pedir, porque el pulpo es muy fresco y está muy bien hecho. Una opción sana y para comer algo de pescado.

Pulpo a la gallega

De postre pedimos la tarta de albaricoque, de la que destacaría su hojaldre, que era mantequilloso, dulce, crocante y le venía de maravilla la crema pastelera y los albaricoques que tenía por encima.

Tarta de albaricoque

También pedimos coulant de chocolate, pero tuvimos que devolverlo porque estaba demasiado hecho por dentro, un fallo que hace que el postre no tenga ni gracia ni encanto. Pero reconozco que fue una pena porque el chocolate era bueno.

Coulant de chocolate

Mi recomendación: si os gusta probar un poco de todo pero en pequeñas cantidades, vuestro plan es ir de tapas. Este restaurante es una opción buenísima si estáis por el centro de Palma, y luego os recomiendo ir a tomar un Gintonic  en el Ginbo (coctelería con más de 60 ginebras diferentes en el Paseo de Mallorca casi esquina Jaime III), así tenéis montado un plan redondo para una noche mallorquina ;).

Ginbo

Tast Club

Calle Sant Jaume 6, Palma de Mallorca

2 comentarios en “Tast Club

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s